El blog de
Javier García Aranda

A Toñi, mi correctora por excelencia.
A Xabier, Mikel, Leire y Ariadna.
A Pol, a las nietas y los nietos que irán llegando,
y a sus descendientes.

Aviso a navegantes

Reconozco que me gustan más las bachatas intimistas y las catedrales silenciosas. Pero me veo más bailando un ritmo latino que asistiendo a una ceremonia para practicar un pseudoexorcismo. Es una cuestión de éticas y estéticas.

Al parecer, toda mujer tiene una braga con historia. Les cuento la de la braga amarilla.

Hubo un tiempo en que algunos querían negociar convenios colectivos pegando un tiro en la rodilla al empresario más recalcitrante.

Metempsicosis y anagnórisis: dos palabras impactantes más allá de su significado.

¿Qué hay en el blog?

Negro sobre blanco

Reflexiones, opiniones, tesis, epístolas, notas y escritos de diversa índole, que recogen puntos de vista captados desde diferentes perspectivas.

Ver publicaciones

¡Oh deporte!

Textos sobre deporte, elaborados desde el bagaje de décadas de dedicación profesional. La mayoría son de opinión; algunos, un poco más técnicos.

Ver publicaciones

Crónicas de un hombre serio

Vivencias, episodios y anécdotas en el límite entre la vida pública y la privada.

Ver publicaciones

¿Quién es Javier García Aranda?

No creo que la lectura de un necesariamente sucinto y poco matizado currículum vitae proporcione una descripción interesante del devenir de una persona por la vida. Al menos en mi caso no me siento identificado con un retrato exprés que diga que nací en 1953, que soy licenciado en Ciencias Físicas (y eterno estudiante de Ciencias Sociales), y que he sido profesor de matemáticas y física, sindicalista en los años de la transición y, durante décadas, técnico de deportes en la administración pública. Así que, si realmente quieres saber algo sobre mí, te sugiero que leas Breve historia de la vida pública de jga y ¿Quién ha dicho que siete años no son nada?

Últimos textos publicados

Éticas y estéticasoctubre 2021

La bachata del escándalo se parece demasiado al "Veo, Veo" de Eduardo Rodrigo y Teresa Rabal para ser de mi gusto. Y si yo fuera el deán de la catedral de Toledo no hubiera dejado grabar el vídeo dentro del templo. Pero tampoco hubiera aceptado el montoncito de mortadelos recibidos a cambio.


Si se entiende por estética la “armonía y apariencia agradable a los sentidos desde el punto de vista de la belleza” (diccionario RAE), tengo que confesar que la exageración no me resulta bella. Aunque tengo un largo catálogo en la cabeza, sería imprudente por mi parte poner ejemplos de estéticas exageradas que no me gustan, sobre todo porque se podría interpretar como una descalificación hacia la ética de quienes sí gustan de ellas. Y, si se entiende por ética “el conjunto de principios y reglas morales que regulan el comportamiento” (diccionario María Moliner), no sería correcto evaluar el comportamiento de una persona solo por su estética

Pero puesto a ser temerario y a señalar la fusión de una estética exagerada y una ética detestable, me quedo con las de Francisco Cerro Chaves, arzobispo de Toledo. Me lo imagino revestido de las galas litúrgicas propias de la jerarquía católica -estética exagerada donde las haya-, para presidir una ceremonia de purificación de la catedral de su archidiócesis, con el propósito de erradicar de ella el hedor de pecado dejado por la famosa bachata de C. Tangana y Nathy Peluso. ¡Y luego nos escandalizamos con la ética y la estética de los talibanes!

Leer texto completo

¿Quieres recibir las
novedades del blog?

Recibirás un mensaje cada
mes con las nuevas publicaciones.

Regístrate aquí
contacto



Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.

Utilizamos cookies propias para adaptar el sitio web a sus hábitos de navegación. Si quiere conocer más información sobre el uso de cookies, visite nuestra Política de cookies.

Acepto la política de cookies