Crónicas de un hombre serio  /  Anecdotario

130 mujeresagosto 2019

La Quincena Musical de San Sebastián (que, como todo el mundo sabe, dura más de dos semanas y no se celebra sólo en Donosti) ha programado uno de los conciertos de su Quincena Andante en Zumaia, inserto en la 35 edición de Musika Jaialdia que se organiza en el municipio. No sé cuánto será debido a su historial peliculero, cuánto a su atractivo natural y cuánto al buen hacer de su ciudadanía, pero el pueblo rezuma ambiente veraniego del bueno. ¡Como para no perdérselo!

Siempre es una delicia escuchar música de Mendelssohn, pero si el programa se completa con Las cuatro estaciones porteñas de Piazzola y los intérpretes lo hacen bien, el disfrute está asegurado. Sobre todo, si el concierto tiene lugar en la parroquia de San Pedro: aunque su aspecto exterior es tosco, su interior es exquisito; y la música suena estupendamente. Tiene que ser una gozada cantar desde su coro.

Y para cantar las excelencias del templo estaba la señora que se sentó a mi lado. Desde el primer momento tuvo claro que éramos foráneos (me acompañaban mi mujer Toñi y nuestro amigo Josemi) y, en cuanto tuvo ocasión, subrayó la presencia del retablo de Juan de Antxieta, dejando sentado que el artista es conocido como el Miguel Ángel vasco. Luego aprovechó los minutos entre Mendelssohn y Piazzola para explicarnos su relación con el edificio y hacernos una síntesis de su historia personal.

A sus 84 abriles, presumía de haber sido durante años la encargada de la limpieza del templo. En la tarea estaban involucradas 130 mujeres del pueblo. Cada semana, cinco de ellas realizaban la limpieza ordinaria; como se deduce de un sencillo cálculo, a cada una de ellas le correspondía realizar la tarea dos veces al año; y las 130 mujeres se congregaban conjuntamente otras dos veces al año para llevar a cabo la limpieza general del edificio.

La historia, expuesta con orgullo por nuestra entrañable compañera de concierto, es un indicador del cambio inapelable de los tiempos. La práctica del catolicismo no es lo que era; y cuesta pensar que haya tantas zumaiarras dispuestas a limpiar la iglesia gratis et amore. Pero queda para la memoria colectiva que hubo 130 mujeres capaces de autoorganizarse para llevar a cabo lo que se propusieron hacer.

Otros textos de  'Anecdotario'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.