Crónicas de un hombre serio  /  Anecdotario

Descansen en pazjunio 2019

Hace poco asistí a la Primera Comunión de un sobrino nieto. Durante la homilía, el sacerdote que oficiaba la ceremonia se dirigió principalmente a las y los protagonistas del día. Su discurso estuvo centrado en tratar de que, en adelante, asistieran a misa y comulgaran cada semana. El argumento fundamental para que adquirieran el compromiso era que tenían que ser fieles a Jesús, que les estaría esperando y a quien no podían defraudar.

Al margen de la opinión que a cada cual le merezca el chantaje emocional que encierra el mensaje -que, por otro lado, se acomoda a los valores de lealtad que a esas edades pueden manejar niños y niñas-, la posición del cura se atiene a las pautas un tanto rancias a las que nos tiene acostumbrados el clero católico. Pero, en un recurso al maniqueísmo más abominable, acabó la faena haciendo referencia a quienes, después de cumplir con el rito de la Primera Comunión, no vuelven a acercarse a la Iglesia y, por tanto, incumplen el compromiso que tenían con Jesús. Y a esos niños y esas niñas les dedico un impertinente “que descansen en paz”.

El respeto a los y las asistentes de buena voluntad me privó de levantarme y espetarle que lo extraño es que él pueda descansar cada día después de dirigir, en público y sin el menor sonrojo, esa expresión -que en nuestra cultura se emplea para despedir con respeto a quienes fallecen- a niños y niñas que habían estado en esos mismos bancos en años anteriores. Un “descansen en paz” que sonó lleno de condescendencia y desprecio hacia jóvenes que, con la misma limitada libertad y aceptación de los usos religiosos y sociales con los que habían sido llevados por sus padres y madres a la catequesis y a la Primera Comunión, han seguido caminos que no pasan por ir cada domingo a escuchar homilías de ese calado.

Me temo que, aunque no esté muy lejos de ser de mi quinta y, a lo mejor, hasta de haber sido alumno del mismo colegio, el mencionado cura no aprendió los principios elementales de caridad cristiana y respeto al prójimo que me enseñaron cuando era pequeño, ni tampoco asimiló, aunque diga lo contrario, la doctrina emanada del Concilio Vaticano II. Por tanto, que descanse en paz.

Otros textos de  'Anecdotario'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.