Crónicas de un hombre serio  /  Anecdotario

El gen navarroabril 2015

Mis navarras y navarros, in memóriam.

Nada más lejos de mi intención que lanzar una diatriba sobre las esencias de las estirpes navarras, porque los bilbaínos nacerán donde quieran, pero los navarros y las navarras son lo que les sale de los cojones, o del toto, como diría una de mis cuñadas (que no es navarra pero también tiene su ramalazo). Aquí lo que se trata es de plantear referencias y argumentos esclarecedores sobre la vigencia y alcance del gen navarro, que es algo que la ciencia deberá admitir a la vista de los fehacientes datos empíricos.

Dicen que somos lo que comemos (por cierto, viendo lo que queda después de que los alimentos son procesados por los organismos humanos, la escatológica afirmación es como para alarmarse), por tanto nada mejor para analizar el gen navarro que un recorrido retrospectivo por la tradición alimentaria navarra.

Un buen arranque para el análisis son las tesis puestas de manifiesto, una mañana de domingo, en “No es un día cualquiera”, programa de Radio Nacional conducido por Pepa Fernández. En dicha emisión radiofónica tuvo lugar un encendido debate sobre la alimentación, cuyo punto de partida era que la OMS está preocupada por que se garantice que lo que comemos no genere daños a la salud (sic).

En dicho debate, D. Alfredo Martínez, catedrático de Nutrición de la Universidad de Navarra, ejerció de conspicuo defensor de la necesidad de aplicar el máximo rigor científico a las estrategias alimentarias, mientras que la defensa del saber popular tradicional -que puede resumirse en la máxima lo que no mata engorda- estuvo liderada por el conocido escritor y periodista D. Andrés Aberasturi.

La dialéctica sobre el asunto alcanzó su máxima expresión cuando, en apoyo a sus argumentos y para dejar constancia de la evidencia del progreso alimentario, el citado catedrático de Nutrición, habida cuenta de que el programa se emitía desde la ciudad navarra de Sangüesa, afirmó categóricamente: “Estamos en Navarra; nadie le da a un niño recién nacido un bocadillo de txistorra... el día de San Fermín”.

En primer lugar, hay que hacer notar que el argumento encierra una nube de incertidumbre, ya que no queda claro si con el inicial “estamos en Navarra” se pretende subrayar que ni siquiera en Navarra se le da a una criatura recién nacida un bocadillo de txistorra, o si con la apostilla “el día de San Fermín” se quiere hacer hincapié en que dar un bocadillo de txistorra a un recién nacido no es habitual para celebrar el día de San Fermín, pero que tal condumio pudiera ser factible en otras fechas.

En todo caso, en respuesta al brumoso argumento esgrimido en defensa del triunfo de la modernidad en la alimentación infantil en Navarra, la contestación de D. Andrés Aberasturi no pudo ser más contundente: “Porque no tienen dientes; porque no lo pueden morder; que si no...”. Es decir, a su juicio, es sólo la ausencia generalizada de incisivos lo que elimina el bocadillo de txistorra de la dieta de los y las recién nacidas. Aunque, aquí tampoco queda claro si la afirmación queda circunscrita sólo a los y las neonatas de Navarra o si su ámbito de aplicación es universal.

Esta discusión sobre la cultura alimentaria navarra y la influencia de las limitaciones dentales de las criaturas recién nacidas en su dieta da pie a traer a colación un hecho histórico clarificador acaecido en 1918 y que permite redondear el análisis. El evento tuvo lugar en el seno de mi familia paterna y se produce a raíz del nacimiento del cuarto hijo de mis abuelos paternos (o sea, de mi aita). Y aunque ocurrió en San Sebastián (Gipuzkoa) forma parte inequívoca del acervo cultural navarro, ya que mi abuelo Luís García, mi abuela Cecilia Simón y sus tres primeros vástagos - Romero, Faustino y Emilia- eran naturales de la Ribera de Navarra.

Según testimonio oral, trasmitido de generación en generación, al recién nacido -también Luís, para seguir con la tradición familiar-, no se sabe si por la escasa relevancia otorgada en aquel momento a la bondad del calostro o por su eventual ausencia (no hay datos contrastados al respecto), su hermana mayor, la preadolescente de nombre Romero -lo que atestigua su inequívoco origen de la localidad ribereña de Cascante- le suministró como alimento sustitutivo... ¡unos tragos de café con leche!

Este hecho testifica, sin lugar a dudas, que ni la ausencia de dientes ni la de cualquier otro atributo que caracteriza al animal racional que es el ser humano son impedimentos para poner de manifiesto, desde la más tierna infancia, el profundo significado y relevancia que conlleva el gen navarro.

Otros textos de  'Anecdotario'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.