Crónicas de un hombre serio  /  Anecdotario

Frikilandiaoctubre 2019

Sabía de la pasión de much@s jóvenes (y algun@s menos jóvenes) por los videojuegos, intuía el alto grado de excentricidad al que se puede llegar en la práctica de esta afición, y también había llegado a mis oídos que alguien había acuñado el término eSports para referirse a la práctica de algunos de estos games (al parecer, la excusa es que los videojuegos están basados en actividades deportivas o, simplemente, porque se puede jugar compitiendo en equipo). Pero debo reconocer que no podía sospechar que, mientras buscaba imágenes de Jon Rahm en el Open de España de golf, me iba a topar con U-BEAT.

Más allá de la que, con todo respeto a l@s videojugador@s, titula estas líneas, no encuentro palabras para definir la aparición. No obstante, es algo perentorio que está ubicado entre los canales de deportes (de lo que cabe deducir la consideración que tiene para la empresa suministradora de la señal de TV). En todo caso, lo que me dejó más patidifuso no fue encontrarme por aquellas latitudes televisivas con el susodicho canal (en asuntos del deporte y otras artes asimiladas uno está curado de espanto), sino lo que estaba en pantalla en aquellos momentos y, sobre todo, la forma en que estaba siendo retrasmitido.

Tardé varios minutos en tomar conciencia de la situación (durante los que repasé mentalmente los ingredientes de lo que había comido) mientras escuchaba una mezcla de comentarios propios de una final baloncestística (los equipos tenían cinco integrantes y avanzaban en 1-3-1 o 2-3) y la forma en que los Monty Python podrían narrar un combate de gladiadores en el circo romano. Mientras, lo que se veía en pantalla era unos pequeños personajes de dibujos animados, ataviados con utensilios diversos, que iban zurrando la badana a todo lo que encontraban a su paso y también, creo, tratando de liquidar a los avatares del equipo contrario. De pronto pasó algo extraordinario en el juego (en directo no llegué a captarlo) que fue comentado a voz en grito por el comentarista, como si se tratara de un gol de chilena desde fuera del área de Messi o un triple, de espaldas, de Marc Gasol. La jugada fue repetida varias veces.

Aunque Cervantes nunca la pusiera en boca de Don Quijote, me vino a la cabeza la famosa frase: “Cosas veredes, amigo Sancho, que farán fablar las piedras”.

Otros textos de  'Anecdotario'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.