Crónicas de un hombre serio  /  Anecdotario

Inocente, inocente1994

No pertenecemos al elenco de famosos que visita Donostia durante la Semana Grande. Si perteneciéramos, no habríamos tenido duda alguna de estar siendo objeto de alguna broma televisiva. Una de nuestras hijas hasta tenía sus dudas, y preguntó si aquello no era algún “objetivo indiscreto” al policía municipal que pretendía llevarnos (padres, madres, hijos/as, colchonetas y demás utensilios playeros) a la comisaría "para que nos identificáramos".

Nuestro delito: haber prolongado la habitual jornada playera para darnos un baño vespertino y, al parecer, no haber sido suficientemente raudos cuando, tras los fuegos artificiales, un nada educado operario nos conminara a recoger las sillas (en las nos sentamos todos los días y, al menos hasta ahora, todos los días recogíamos).

Y tras el operario en cuestión, el ya mencionado policía municipal que nos ordenó identificarnos; y como no acostumbramos a bañarnos con el carné en la boca: !a comisaría! Un soplo de sentido común de última hora, y que uno de nosotros/as vive a pocos metros de la playa y aportó su documentación, nos evitaron protagonizar el show de la comisaría que, por qué negarlo, hasta nos hacía gracia.

Con buen humor nos lo tomamos, y con el mejor talante escribimos estas líneas para quien corresponda. Por cierto, nos encantaría leer el informe sobre el sucedido que el policía municipal dijo que debía presentar. No cabe duda de que debe ser epopéyico y digno de figurar en los anales de la Policía Municipal de San Sebastián. Siempre nos han dicho que en nuestra ciudad hay poca delincuencia, pero ¿tan poca como para que los policías municipales se dediquen a detener familias por estar en la playa?

Otros textos de  'Anecdotario'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.