Crónicas de un hombre serio  /  Anecdotario

Los teléfonos de la resi1997

2014

Lo que aquí se relata debió de ocurrir en una época lejana y primitiva en la que algunos todavía no teníamos teléfono móvil. Está claro que la infraestructura del referido hospital nos empujaba ¿premeditadamente? a “tecnificarnos” con urgencia.


Hace unos días debí acudir al hospital de Donostia. Fui con uno de mis hijos a urgencias de pediatría. Hay allí una sala de espera, y en ella un teléfono público. Dada la premura con que se acude a este servicio de urgencia, es un teléfono de bien pensada ubicación. Pero con un pequeño problema: no funcionaba.

Tras preguntar por otro teléfono, me recomendaron el del primer piso (las urgencias se atienden en la planta baja). El del primer piso tampoco funcionaba. Utilicé el ascensor y, por iniciativa de mis compañeros de viaje, fui al "-1". Una vez en el sótano decidí probar fortuna. No hubo suerte: el teléfono del "-1" tampoco funcionaba.

Continué mi búsqueda, esta vez en el segundo piso. Allí todo era mucho más explícito: el teléfono tampoco funcionaba, pero había un cartel manuscrito en el que se indica que los que funcionan (?) son los del primer y tercer piso.

Descartado el del primero, me dirigí al tercero. Allí encontré otro teléfono que tampoco funcionaba. Pero, al parecer, ésta es una planta mejor dotada y hay un segundo teléfono, desde el que conseguí, por fin, hacer mi llamada. !Uno de seis! Buena estadística para un centro sanitario supuestamente moderno.

Otros textos de  'Anecdotario'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.