Crónicas de un hombre serio  /  Cantando, que es gerundio  /  Canciones para una voz sénior

No hay final felizoctubre 2018

Canciones para una voz sénior

Cuando se tienen 65 años y alguien te dice “a que no te atreves a…”, por lo general suele haber solo dos opciones: afrontar el reto de intentarlo o asumir que muy posiblemente ya no lo vas a hacer nunca.

Estamos en noviembre. Es un buen momento para hacer pública mi experiencia en LA VOZ SENIOR. Advertían que, dada la relevancia que el programa otorga a las audiciones a ciegas (sic), era importante no publicar nada relativo a la participación en el casting. Además, me comprometí -por escrito- a estar disponible hasta el 22 de octubre para realizar posibles pruebas de selección. Superada esa fecha, hay que dar por finalizada la experiencia. Ha sido interesante. Y, también, irrepetible.

Tenía toda la razón Nietzsche cuando decía que “La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar”. Siguiendo este principio (también vigente para un hombre serio) he pretendido relatar mi efímero y risueño recorrido por LVS con humor… y, como no podía ser de otra forma, con canciones. Es una parte de la historia de un sénior que, en un momento de su vida, se atrevió a cantar en escenarios en los que nunca se habría planteado hacerlo cuando todavía tenía vergüenza torera. ¿O debería decir cuando no la tenía?


Los textos en los que he relatado mi experiencia en el casting de LA VOZ SENIOR estaban escritos desde septiembre. He esperado un tiempo prudencial para hacerlos públicos por dos motivos: uno, porque quería estar seguro de no haber sido seleccionado para realizar la última fase del proceso previo a las actuaciones en televisión (el casting con piano, de cuya existencia he sabido a través de los medios de comunicación); dos, porque, como indico en Canciones para una voz sénior, “advertían que, dada la relevancia que el programa otorga a las audiciones a ciegas, era importante no publicar nada relativo a la participación en el casting. Además, me comprometí -por escrito- a estar disponible hasta el 22 de octubre para realizar posibles pruebas de selección”.

La llamada a la discreción fue realizada en el mensaje en el que me invitaban a participar en el casting presencial de Bilbao, en el cual se incluía el párrafo siguiente: “Confidencialidad: La VOZ se basa en las Audiciones a ciegas y es importante que no publiques en las redes sociales nada relativo a tu participación en el casting. Prohibido subir fotos en facebook, twitter, Instagram, etc. Tampoco puedes hacer aparición en medios de comunicación revelando que estás en proceso de selección para intervenir en el programa 'La Voz'.”

Posteriormente, como relato en Los viejos rockeros nunca mueren, en el casting presencial me dieron “a leer y firmar una autorización para utilizar las imágenes del casting (o algo así, porque al papel sólo le eché un vistazo). En aquel momento hubiera firmado hasta que era bilbaíno: lo que me preocupaba era no desafinar y no equivocarme con la letra en francés. En cualquier caso, lo que no tiene perdón para un viejo conspirador es que ni siquiera pedí una copia.” 

Mi actitud era -y es- dar por finalizada mi andadura en LVS y guardarla como un buen recuerdo. Pero, como titula el rapero Porta una de sus composiciones, no hay final feliz. El pasado día 8 de noviembre, tras publicar el texto/canción Loretxoa, me pareció un detalle simpático hacérselo saber a la persona que me llamó por teléfono para decirme que había sido seleccionado para el casting presencial. Lo hice a través de WhatsApp. Y el asunto dio lugar al siguiente intercambio de mensajes.

Primer mensaje (8/11/18 12:03) 

Hola Lorea:

Soy Javier García Aranda. Me llamaste el pasado agosto para informarme de que había sido seleccionado para acudir al casting presencial de Bilbao. Y como desde entonces ya ha pasado un tiempo prudencial, estoy contando la experiencia en LA VOZ SENIOR en mi blog: www.elblogdejga.net

El motivo de que te escriba es que hago mención a tu llamada en uno de los textos. Y, además, lo he titulado con el diminutivo de tu nombre: LORETXOA (a todos los textos les he puesto título de canción). Espero que no te disguste.

Muchas gracias por todo. Un saludo cordial.

Javier

Segundo mensaje (8/11/18 12:39)

Hola Javier. He leído la entrada, y me alegra mucho que me recuerdes con cariño. Pero no puedes publicar nada relativo al casting debido al acuerdo de confidencialidad que firmaste.

Tercer mensaje (8/11/18 13:16)

Lorea: en mi blog sólo hablo de mis vivencias. No tiene ningún interés comercial, ni me dedico a la televisión ni a la música profesionalmente. No recuerdo haber firmado nada que establezca limitaciones para hablar sobre mí mismo ni para emitir opiniones sobre mi devenir por la vida. Y menos algo que tenga validez permanente y universal. Mí paso por el casting de LVS ya es historia. Y no creo haber firmado nada que me impida hablar sobre ello. 

Si estoy en un error, me lo haces saber. Y, por favor, me haces llegar una copia del supuesto "acuerdo de confidencialidad", para obrar en consecuencia.

Un saludo 

Javier


Por el momento no he recibido ningún nuevo mensaje de mi interlocutora, ni ninguna otra comunicación de la empresa productora de LA VOZ SENIOR. Pero, como dice Porta en su rap: “No todo es tan bonito como te lo pintan... El tiempo nos olvida, la vida es una continua lucha... Y no hay final feliz, pero sí pudo haberlo.”

Otros textos vinculados a  'Canciones para una voz sénior'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.