Crónicas de un hombre serio  /  Cantando, que es gerundio  /  Canciones para una voz sénior

Tu nombre me sabe a yerbaoctubre 2018

Canciones para una voz sénior

Cuando se tienen 65 años y alguien te dice “a que no te atreves a…”, por lo general suele haber solo dos opciones: afrontar el reto de intentarlo o asumir que muy posiblemente ya no lo vas a hacer nunca.

Estamos en noviembre. Es un buen momento para hacer pública mi experiencia en LA VOZ SENIOR. Advertían que, dada la relevancia que el programa otorga a las audiciones a ciegas (sic), era importante no publicar nada relativo a la participación en el casting. Además, me comprometí -por escrito- a estar disponible hasta el 22 de octubre para realizar posibles pruebas de selección. Superada esa fecha, hay que dar por finalizada la experiencia. Ha sido interesante. Y, también, irrepetible.

Tenía toda la razón Nietzsche cuando decía que “La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar”. Siguiendo este principio (también vigente para un hombre serio) he pretendido relatar mi efímero y risueño recorrido por LVS con humor… y, como no podía ser de otra forma, con canciones. Es una parte de la historia de un sénior que, en un momento de su vida, se atrevió a cantar en escenarios en los que nunca se habría planteado hacerlo cuando todavía tenía vergüenza torera. ¿O debería decir cuando no la tenía?


Mi paso por LA VOZ SENIOR, además de satisfacer parcialmente la curiosidad por saber qué sucedía si uno se inscribía y participaba en el juego, me ha suscitado la duda sobre la pertinencia de su denominación. Porque el SENIOR añadido a LA VOZ, nombre genérico del programa, tiene su miga.

Está claro que el uso del espanglish tiene su origen en el traslado al castellano de la denominación original: THE VOICE SENIOR. Al igual que han hecho con LA VOZ KIDS, la categoría dedicada a los pibes y las pibas, que ha mantenido la palabra inglesa original KIDS (niñ@s o chic@s), también para l@s 60+ han decidido seguir usando SENIOR.

En el caso de LA VOZ KIDS, cabe interpretar que se trata de expresar abreviadamente algo así como seleccionar LA mejor VOZ entre KIDS, es decir, entre niñ@s o chic@s. Sin embargo, en el caso de LA VOZ SENIOR no está tan claro, porque un pretendido paralelismo en la traducción hubiera conllevado emplear SENIORS (el plural en inglés de SENIOR). Una interpretación alternativa y razonable es entender la expresión LVS como seleccionar LA mejor VOZ “más vieja” o “más madura” (que es lo que significa senior en su forma original, en latín).

Por otro lado, en lo que respecta a LA VOZ KIDS, utilizar una expresión inclusiva en materia de género hubiera supuesto que la traducción al castellano resultara demasiado larga y, por tanto, poco comercial. Sin embargo, en el caso de l@s veteran@s bastaría con haber usado la versión en castellano del adjetivo. En ese caso, dice la RAE que sólo le faltaría la tilde: SÉNIOR.

En el vinilo que tengo en casa, la preciosa composición de Joan Manuel Serrat lleva por título TU NOMBRE ME SABE A YERBA. Sin embargo, en otros muchos textos el verde origen del sabor ha sido cambiado por HIERBA. Según la RAE, esta alternativa es ortográficamente correcta, pero es evidente que no se atiene al título original. Algo parecido, pero justo al revés, ocurre con LA VOZ SENIOR. Habrá que respetar la denominación elegida por sus promotores, pero, a mi entender, lo correcto hubiera sido optar por SÉNIOR. Con tilde.

Otros textos vinculados a  'Canciones para una voz sénior'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.