Crónicas de un hombre serio  /  Escritos con y para el corazón

Le Carréjunio 2022

David John Moore Cornwell, más conocido como John le Carré, falleció a finales de 2020. En 2021 fue publicada su novela póstuma PROYECTO SILVERVIEW.


No recuerdo cuándo leí su primera novela ni cuál de ellas fue. Desde entonces, sus libros siempre han sido objeto de mi deseo, una promesa, nunca incumplida, de poder disfrutar con la lectura de una historia interesante y bien contada. (Como siempre ocurre con textos originalmente escritos en otro idioma, el aspecto formal de la versión en español depende de quién haya hecho la traducción.)

La última la compré hace un par de domingos. Había ido a por el periódico dominical y, en un intento imposible por buscar remedio a sensaciones motivadas por un hecho del que preferiría no acordarme, decidí mirar los libros que había por allí. Y me topé con el último de le Carré. Con la devoción de quien profesa profunda admiración por el autor, lo compré pensando en las horas de lectura que me garantizaba y que, en esta ocasión, aunque no llegaran a ser de placer pleno, al menos me servirían como evasión de la cruda realidad. 

Esta vez tampoco me ha fallado. La historia es interesante y, como siempre, exige del lector que vaya aportando de su parte para rellenar los detalles del rompecabezas que va desgranando. Además, seguramente porque mi estado de ánimo en el momento de la lectura lo propiciaba, me he ido encontrando con algunos pasajes que me han parecido antológicos. 

En el primero de ellos, uno de los protagonistas describe un periodo trascendental de la vida de su progenitor en los siguientes términos “...mi padre cayó en manos de... unos individuos de pelo corto y corbatas elegantes, que se lo llevaron a lo alto de una montaña suiza y lo convirtieron en un cristiano de esos que escupen fuego”.   

En otro momento del relato, el texto recoge una sentencia interesante para quien quiera tomar modelo para hacer una distinción realmente profunda entre hacer deporte y otras actividades físicas (para entender mi preocupación por el tema, sugiero leer Deporte para todo): “Las carreras matutinas son para el cuerpo, los paseos vespertinos para el alma”. 

Hay también un momento en que un tipo vinculado al Servicio -que es como quienes pertenecen al círculo de iniciados denominan a la estructura administrativa que se ocupa de las cosas del espionaje en Gran Bretaña- afirma que: “Un radical es un radical. Excomunista, exloquesea, da igual. Es el mismo individuo. No cambias tu modo de razonar porque haya cambiado tu conclusión. Cambias la conclusión. Es la naturaleza humana”. 

Finalmente, en la descripción de uno de los jefes del cotarro, introduce una frase que describe el espíritu reinante en el laberinto del espionaje británico, por cuyos vericuetos nos ha enseñado a caminar el maestro le Carré: “Ningún amigo íntimo dentro del Servicio y, por consiguiente, ningún enemigo íntimo”. 

Estos pasajes han sido transcritos como pequeño homenaje a una persona que me ha acompañado en algunos de los buenos ratos de mi vida y, a veces, como en este caso, en uno de los peores. Tengo pendiente repasar la lista de sus obras para asegurarme de que he leído todas. ¡A ver si tengo suerte y descubro alguna que se me ha colado!

Otros textos de  'Escritos con y para el corazón'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.

Utilizamos cookies propias para adaptar el sitio web a sus hábitos de navegación. Si quiere conocer más información sobre el uso de cookies, visite nuestra Política de cookies.

Acepto la política de cookies