Crónicas de un hombre serio  /  Pequeñas cosas

De los cocodrilos líbranos señor1998

Está escrito que éste es un valle de lágrimas. Aunque, si nos fijamos bien, algunas de las lágrimas son de cocodrilo. Dicen que los cocodrilos lloran cuando van a devorar a sus presas. Probablemente sea una especie de preparación para hacer una buena digestión. O igual es una expresión de pena solidaria con la víctima. O, simplemente, una forma de provocar la compasión (?) de l@s posibles espectador@s. Entre los cocodrilos con forma humana me quedo con esta última tesis. En las últimas décadas hasta se ha puesto de moda que lloremos todos, hombres y mujeres, como símbolo inequívoco de igualdad. No hay duda de que unas lágrimas bien echadas pueden producir un efecto devastador. Y si la fuente es uno de los prototipos de la debilidad (que cada quisqui ponga el que quiera) y es usted el supuesto provocador o, para evitar tintes machistas, la supuesta provocadora de las lágrimas, ¡está usted perdid@! Incluso si es usted la presa que de un momento a otro puede ser devorada, está usted irremisiblemente perdid@. No sólo será usted devorado/a, sino que l@s espectador@s se solidarizarán incondicionalmente con el cocodrilo de turno. Por eso, de los cocodrilos -machos y hembras, por supuesto- líbranos señor

Otros textos de  'Pequeñas cosas'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.