Crónicas de un hombre serio  /  Pequeñas cosas

No estaba muertooctubre 2021

En elDiario.es se cuenta la aventura de un joven al que la administración pública, o al menos parte de ella, da por muerto: ‘”Mi padre fue a la oficina de Hacienda, desde donde le remitieron al Registro Civil, donde debía solicitar un certificado de fe de vida. Sin embargo, después de acudir al Registro y obtener la fe de vida, en la Agencia Tributaria me dijeron que ese documento no servía para nada porque para la oficina del DNI yo figuraba como fallecido, por lo que me remitieron a la Policía Nacional, donde me dijeron que el problema era de la Agencia Tributaria y me derivaron de nuevo a Hacienda". Al parecer, la peregrinación del joven dura ya dos años.


Y, en este caso, ni siquiera estaba de parranda. Hubo un tiempo en que de vez en cuando aparecía la noticia de alguna familia de listillos (o de gente realmente necesitada) que, para poder seguir cobrando la pensión del abuelo, no lo había dado de alta en la nómina de fallecidos. Son también varios los casos en los que se ha denunciado que ha habido elecciones en las que han participado unos cuantos muertos votantes (obviamente, siempre votan al partido rival de quienes lo denuncian). Una vez oí hablar de un tipo al que, para gastarle una broma, alguien había publicado su esquela en el periódico (en este caso, sí es posible que el interfecto hubiera estado de parranda). Pero el caso del joven de la historia tiene toda la pinta de ser producto de un error burocrático, que se ha convertido en una travesía kafkiana por obra y gracia del famoso pase torero: “a mí no cuente, que en este negociado no se tramita lo de los muertos que siguen vivos”. ¡Manolo: baja y llévatelos/as!  

Otros textos de  'Pequeñas cosas'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.

Utilizamos cookies propias para adaptar el sitio web a sus hábitos de navegación. Si quiere conocer más información sobre el uso de cookies, visite nuestra Política de cookies.

Acepto la política de cookies