Historias  /  Microrrelatos

Cisnesjulio 2019

Apoyado en la barandilla, los miraba y les sonreía. A veces murmuraba halagos hacia su belleza. Los cisnes del estanque eran intocables. Pero uno de ellos se acercó hasta rozarle con su cabeza. Él se limitó a dejarle hacer. Unos tras otro, los cisnes se acercaron para acariciarse contra su mano. Y así continuaron hasta que se hizo la noche. Fue cuando lo desconectaron del respirador. Los cisnes nunca volvieron.

Otros textos de  'Microrrelatos'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.