Negro sobre blanco  /  Opinatorio

Desayuno con EPAsenero 2015

Sólo por una vez y sin que sirva de precedente, me voy a dejar llevar por la inercia irresistible que existe en esta sociedad de la comunicación, que ha logrado convertir en un símbolo de pertenencia a la tribu digital el contar en Internet la última chorrada que uno ha pensado o hecho o que le ha sido enviada previamente por un cibercolega. Pido disculpas de antemano por utilizar en este arrebato posmoderno más caracteres que los que la ortodoxia prescribe y sólo las abreviaturas o acrónimos que aportan un cierto halo de misterio al relato.


La experiencia vital que he considerado digna de ser contada (?) es que hoy he desayunado con la EPA y con EPA pugnando por ocupar la preferencia de los medios de comunicación.

La EPA es la Encuesta de Población Activa. En síntesis, se trata de una encuesta por muestreo que realiza el Instituto Nacional de Estadística, en la que se recogen datos estadísticos sobre las personas que están trabajando o que quieren hacerlo pero que no encuentran empleo.

Hay que aclarar que, aunque es un poco chocante, uno no debe sentirse vacilado cuando alguien trate de explicarle lo del paro y un día le hable de la susodicha EPA, otro día haga referencia a la afiliación a la seguridad social (que es el dato de los que cotizan a la seguridad social, aunque sólo trabajen unas horillas y/o cobren una miseria) y un tercer día le cuente los datos del desempleo (que es el recuento de las personas inscritas en las oficinas de empleo, tanto si realmente buscan trabajo y creen que allí les van a resolver el problema como si lo que necesitan es el papelito que certifique que están inscritas y poder acceder, por ejemplo, a ciertas ayudas públicas).

O sea, un jeroglífico de supuesta información, que un día de paroxismo llevó al ínclito D. José Luís Rodríguez Zapatero, cuando era Presidente del Gobierno, a decir públicamente que en España las cifras del paro, incluso en los momentos de mayor euforia económico-ladrillera, siempre estaban muy por encima de las de cualquier otro país desarrollado, y que algún día habría que estudiar el porqué del asunto (sic).

El otro participante en el desayuno, asiduo candidato a un papel estelar en todo tipo de eventos mediáticos, ha sido EPA, es decir, El Puto Amo, según apelativo acuñado por D. José Miguel Monzón, alias El Gran Wyoming, también conocido como D. Luís Bárcenas (no liarse: este último nombre corresponde a EPA, no a Wyoming).

En opinión de un periodista televisivo, la actual relevancia de EPA radica en que es el protagonista de un asunto político-procesal, que, al parecer, es la nueva forma en que los más doctos hacen referencia al momento en que un político supuestamente choricero está en trance de salir del trullo (dicen que sólo temporalmente, pero vaya usted a saber).

Y ya está. Reconozco que no ha sido tan difícil hacer partícipe al mundo entero de mis megainteresantes reflexiones mañaneras. ¡Anda que no iba a tener que tragar cachondeo guasapero si me acabara dando al vicio!

Otros textos de  'Opinatorio'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.