Negro sobre blanco  /  Opinatorio

Made in NAVARRAagosto 2019

En la tierra de mis abuelos paternos, la política camina desde siempre por sendas inescrutables.


Cuando echa a andar la transición política, el PSOE no sólo tenía una estructura organizativa común para Navarra, Gipuzkoa, Bizkaia y Araba, sino que propugnaba un estatuto de autonomía único para los cuatro territorios. Era un tiempo de eslóganes elementales: el “Nafarroa, Euskadi da” levantó ampollas en una parte de la sociedad navarra, que no entendía -ni entiende- una relación con Euskadi en términos de integración en lo que considera la expresión política de una nación vasca de la que no se siente parte.

Aquello duró poco. Los psoes de Navarra y Euskadi siguieron caminos y estrategias políticas diferentes. Salvo cuando el PSE-PSOE y el Partido Popular se dieron el gusto de dejar fuera del Gobierno Vasco al PNV haciendo lehendakari a Patxi López, los socialistas de la CAPV han mantenido una entente bastante cordial con los peneuvistas. En Navarra, durante gran parte del periodo democrático, el PSN no sólo no ha movido ficha para impedir que el gobierno foral haya estado demasiado tiempo en manos de Unión del Pueblo Navarro -la derecha más carca del Estado-, sino que a menudo ha mirado al tendido ante las tramas de la oligarquía navarra. Además, PSN y UPN han mantenido en comandita un frente pétreo ante todo lo que oliera a nacionalismo vasco, sin grandes distingos entre unas opciones políticas y otras.

Actualmente, tras una última legislatura con cambios sustanciales en las instituciones navarras, Navarra se ha convertido en el enclave del Estado donde la actual polarización política ha alcanzado una de sus expresiones más nítidas. Por un lado, la socialista Chivite va a presidir un gobierno -que compartirá con Geroa Bai y Podemos-, al que ha llegado con el apoyo explícito de IU y la abstención sui géneris de Bildu. Por otro, es el único ámbito en que PP y Ciudadanos se han unido, abrazándose a la rancia UPN, para formar una candidatura común. Como ha pronosticado Enric Juliana, el notable éxito electoral de Navarra Suma puede ser el referente de la que se avecina. El periodista de La Vanguardia hasta ha puesto nombre a la coalición en ciernes de la derecha española: España Suma (marca que ya ha sido registrada por el Partido Popular). Sólo queda añadir que se trata de un producto con denominación de origen: made in Navarra.

Otros textos de  'Opinatorio'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.