Negro sobre blanco  /  Opinatorio  /  Sidrerías y deportistas

Sidrerías, deportistas y fútbol femeninofebrero 2018

Sidrerías y deportistas febrero 2018

No sé si la sidra se ha convertido en la bebida preferida de l@s deportistas o si l@s bebedor@s de sidra son muy aficionad@s al deporte, pero se ha convertido en una costumbre que los rituales con que se inaugura la temporada sidrera en Gipuzkoa cuenten con la presencia de deportistas en activo o de viejas glorias. Un recuento a vuela pluma del elenco de deportistas que amenizan los citados festejos iniciáticos da como resultado una mayoría aplastante de deportistas masculinos.


No dispongo de datos sobre el porcentaje de clientes de las sidrerías que son hombres o mujeres, pero por lo que observo alrededor son muchas las que gustan de ir de sidrería. De lo que sí hay datos fehacientes es de la cantidad de mujeres deportistas cuyos logros o trayectorias deportivas les hacen merecedoras del reconocimiento social y mediático que supone el ser protagonistas de los mencionados actos inaugurales.

Por tanto, ¿cuál es la razón para que a esos acontecimientos sociales se invite a tan pocas mujeres deportistas para reconocerles sus méritos y rendirles homenaje? ¿La única excusa es que son menos populares que los deportistas masculinos? ¿No será que, en general, esas deportistas son menos conocidas precisamente porque en ocasiones como éstas se las ningunea y se las invisibiliza en los medios de comunicación?

Es obvio que l@s titulares de las sidrerías están interesad@s, sobre todo, en la buena marcha de su negocio; por tanto, en mi opinión, les convendría tener un mayor grado de sensibilidad en la materia, no vaya a ser que las señoras, sean o no deportistas, se mosqueen y dejen de interesarse por ir a sus establecimientos. No obstante, no recae sobre l@s sidrer@s la responsabilidad principal de lograr que en el deporte -ámbito de tradición machista por excelencia- lleguen los nuevos usos que reclama gran parte de la sociedad respecto a la igualdad de género.

Precisamente por ello, llama la atención el escaso celo que en la materia tienen algún@s de l@s partícipes en estas celebraciones: los medios de comunicación que cubren estos eventos y llevan a sus páginas fotos que parecen sacadas en desfasadas sociedades gastronómicas a las que las mujeres sólo entran para limpiar; algunos y, lo que todavía es más llamativo, algunas representantes de instituciones públicas, que avalan con su presencia la falta de sensibilidad de quienes organizan el tinglado; los propios hombres -deportistas o no- invitados a protagonizar los actos, que ya tienen edad y experiencia como para darse cuenta de que ellos también tendrán que aportar su granito de arena en pro de la igualdad y dejar de ser los tontos útiles de la fiesta.

En todo caso, a la vista del perfil de alguno de los personajes asistentes (no sé si en calidad de protagonista o de mediador para la presencia de otros), aquell@s que tienen algo que ver en este asunto deberían hacérselo mirar. Porque una cosa es no tener en cuenta como se merecen a las deportistas y otra es invitar a un sujeto -¡adivina, adivinanza!- que, no sé si antes o después de haber bebido abundante cantidad de sidra, en alguna ocasión ha llegado a pronunciar, entre otras perlas, esta frase lapidaria: “el fútbol femenino no es ni fútbol ni femenino”.

Otros textos vinculados a  'Sidrerías y deportistas'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.