Negro sobre blanco  /  Reflexiones de un estudiante de “letras”

Rousseau, Montesquieu y Hume: reflexiones sobre Catalunyaenero 2020

A finales del 2019, tras recorrer el pensamiento de tres ilustres e ilustrados pensadores del siglo XVIII –RousseauMontesquieu Hume-, un trabajo académico invitaba a analizar un asunto de actualidad haciendo uso de las ideas de estos autores: una ocasión para reflexionar sobre el derecho a decidir de las naciones sin Estado; en particular, sobre el caso de Catalunya.


1. El nacionalismo moderno: el Estado-nación y las naciones sin Estado.

Cuando pocos meses antes del inicio de la Revolución Francesa de 1789, E. Sieyès (1748-1836) escribe “¿Qué es una nación? Un cuerpo de asociados que viven bajo una ley común y representados por una misma legislatura” (1), introduce un nuevo concepto de nación (2), que poco tiempo después sería incluido en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1879: “El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación” (3). Como afirma Álvarez Junco, esta identidad colectiva a la que se atribuye “soberanía sobre un territorio... es la clave del nacionalismo moderno” (4). Desde ese punto de partida, surge un conjunto de “ideas políticas, sentimientos y realidades sociales que se desarrollaron en Europa a lo largo del siglo XIX” (5), que genera dos realidades paralelas: la implantación del Estado-nación como forma política hegemónica en la Europa moderna y la existencia de naciones sin Estado que -con diferente grado de adhesión de la población del territorio en que están asentadas- reivindican el derecho a decidir su futuro político y, en su caso, a constituir un Estado. Como telón de fondo de esta reivindicación, “los datos de la Historia reciente: a comienzos del siglo XX sólo había 24 Estados en Europa; a mediados de siglo eran 36, y actualmente son 48 (incluida Turquía). Y, también, algunos datos del presente y del futuro: 28 de esos Estados forman parte de la Unión Europea y, según indica la web oficial de esta organización supraestatal, otros 6 están “en camino hacia la adhesión” (Albania, Islandia, Macedonia, Montenegro, Serbia y Turquía) y 2 son “candidatos potenciales” (Bosnia- Herzegovina y Kosovo)” (6). [...]

(1) E. Sieyès, ¿Qué es el Tercer Estado? (trad. M. Lorente Sariñena y L. Vázquez Jiménez). Madrid: Alianza Editorial, 1989, p. 92. (2) “Antes de que la nación se entendiera como sinónimo de Estado o de pueblo, se utilizaba para referirse a una comunidad de extranjeros”. J. M. Unanue Letamendi, Euskal Herria. Una mirada desde la historiografía. Raíces y evolución de su identidad política. Arre (Navarra): Pamiela, 2014, p. 329. (3) Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1879, Artículo 3 (4) J. Álvarez Junco, Dioses útiles. Naciones y nacionalismos. Barcelona: Galaxia Gutenberg, 2017, p. XIX. (5) P. C. González Cuevas y A. Martínez Alarcón (coord.), Ideas y formas políticas: del triunfo del absolutismo a la posmodernidad. Madrid: UNED, 2010, p. 379. (6) J. García Aranda, Fronteras en Europa: Estados y naciones, 2015.

Ver PDF para leer el texto completo

Ver PDF
Otros textos de  'Reflexiones de un estudiante de “letras”'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.