¡Oh deporte!  /  Fútbol es fútbol  

Los insultos del jugador del Club de Fútbol Barcelona, Sr. Piqué, como ejemplos de clasismofebrero 2018

Vicenç Navarro

Los insultos de Piqué mayo 2018

Javier García Aranda

Vicenç Navarro, catedrático de la Universitat Pompeu Fabra, finaliza su artículo El clasismo (discriminación de clase) que aparece en el lenguaje dominante en España (Público; 2018/02/16) con la siguiente solicitud:

Debido a mi actitud crítica de la sabiduría convencional de este país mis escritos no son bienvenidos en los mayores medios de información y persuasión de este país. De ahí que me permita pedirle al lector que coincida conmigo en que la discriminación en contra de la clase trabajadora (el clasismo tan cotidiano) es una de las mayores lacras en España, distribuya extensamente este artículo

El artículo es de recomendada lectura para quien se interese por el uso del lenguaje para expresar ideas o reflexiones relacionadas con las clases sociales y, en concreto, por la frecuente elipsis o tergiversación de la existencia de la clase trabajadora. Y dado que no es muy frecuente que en este tipo de textos se hable de asuntos relacionados con el fútbol, me ha parecido conveniente incluir aquí uno de los apartados del referido artículo. Ahora que el Barça ya ha ganado la Liga y la Copa y el Sr. Piqué tiene garantizado ser uno de los protagonistas de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018, parece un momento adecuado para contribuir a que se difunda.


Un caso reciente de clasismo se produjo cuando un jugador del Fútbol Club Barcelona, el Sr. Piqué, intentó ridiculizar a su adversario, el Club Deportivo Espanyol, definiéndolo como el “club de fútbol de Cornellà”, una de las ciudades donde vive gran parte de la clase trabajadora catalana. En realidad el Sr. Piqué, producto típico de la burguesía catalana (la que vive en las zonas acomodadas de Barcelona y cercanías) arrogante y narcisista, al que le encanta ser el enfant terrible (el ídolo de muchos seguidores del Barça insultando a otros equipos a los cuales considera sus adversarios o enemigos), estaba diciendo que el Club Deportivo Espanyol era un club mediocre, al estar en un barrio o comunidad obreros. Al llamar al Espanyol el “club de futbol de Cornellà”, indicaba que nada bueno podría esperarse de un club que está en un barrio obrero. Y lo que es incluso más llamativo es que ninguna de las críticas que tal personaje recibió en los mayores medios de información hizo referencia a la naturaleza claramente clasista de sus declaraciones. Imagínese que hoy en día hubiera intentado ridiculizar a un equipo diciendo que era un equipo de mujeres. La sabiduría convencional lo habría denunciado como machista, digno del oprobio general. Solo Joan Coscubiela, que fue en su día Secretario General de Comisiones Obreras de Catalunya, lo definió y lo denunció como un ejemplo claro de clasismo. Por lo demás, un silencio ensordecedor sobre el clasismo del Sr. Piqué. Así es hoy Catalunya y el resto de España.

Otros textos de  'Fútbol es fútbol'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.