Historias  /  Relatos

Tiempo de esperajunio 2016

Cuando tuve conocimiento de que en Helduen Hitza, asociación a la que pertenezco desde hace unos meses, se convocaba un certamen de relato corto, consideré que era una buena oportunidad. El reto no era ganar ningún premio, sino demostrarme a mí mismo que era capaz de escribir un texto de esas características. Me ha gustado hacerlo.

El obligado seudónimo con el que debía ser identificado el texto es el nombre de mi abuela paterna: Cecilia Simón. Me parecía adecuado para una historia de mujeres. Mujeres como mis amigas Vilma Fajardo y Carmen Bermúdez a las que dedico Tiempo de espera. La protagonista es una mujer venida desde el otro lado del charco para luchar por la vida. Como ellas.

Posdata: ya sé que no era lo importante, abuela Cecilia, pero ¡nos han concedido el primer premio!


Ya estoy aquí. Sentada frente a la puerta de la consulta. Ha llegado el momento. Sale una pareja. Ahora sale la enfermera. Llama por su nombre a una paciente. Una joven y una señora de mi edad se levantan y entran en la consulta.

—¿Rosario Zanabria?—pregunta la enfermera.

—¡Presente!—le contesto.

—Usted es la siguiente—dice mientras toma nota.

El joven que espera su turno en la consulta contigua me mira de soslayo. Probablemente le ha sorprendido la forma en que he respondido. Es una fórmula aprendida de niña, en la escuela. Por aquí sólo la utilizan algunas personas de cierta edad. Está tratando de adivinar mi país de procedencia. La mezcla de rasgos orientales y criollos dice que mi origen está en la imaginaria frontera entre Occidente y el Lejano Oriente. ¡Pero en mi cara no está escrito de qué país soy, claro! Ni que hace años que tengo la nacionalidad española. ¡Hasta me tocó ser presidenta de mesa en las últimas elecciones! El mirón ha perdido pronto el interés. ¿Hubiera seguido mirándome si tuviera el aspecto que tenía cuando conocí a mi marido? ¡Ha pasado tanto tiempo! Yo era una estudiante de secundaria; él, un hombre con el servicio militar cumplido. Todavía recuerdo el día que lo conocí. [...]


Ver PDF para leer el texto completo

Ver PDF
Otros textos de  'Relatos'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.