¡Oh deporte!  /  Historias de Anoeta

Anoeta 19901990

2014

En el año 1990, el municipio de Donostia / San Sebastián era una de las zonas de Gipuzkoa con menor dotación de instalaciones deportivas públicas destinadas a la práctica de actividades físico-deportivas por la población en general. Y, además, el ayuntamiento no tenía un plan que previera las instalaciones deportivas que eran necesarias en la ciudad.

El entonces Director General de Deportes de la Diputación Foral de Gipuzkoa, Juan Ignacio Gurrutxaga, ofreció al Ayuntamiento de Donostia que el equipo técnico del Servicio de Deportes de la institución foral elaborase un documento que contribuyera a aclarar el panorama de futuro de los equipamientos deportivos de la ciudad.

El resultado fue un voluminoso y poco conocido “DOCUMENTO RELATIVO A LA DEFINICIÓN DE NECESIDADES Y PLANIFICACIÓN DE EQUIPAMIENTOS DEPORTIVOS EN DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN”, del cual asumo la autoría intelectual y buena parte de su redacción (en particular, la relativa a Anoeta).

Uno de los apartados del documento está dedicado a la “Determinación de los puntos de desarrollo de equipamiento deportivo en Donostia-San Sebastián”, en el que se señalan los que en aquel momento eran considerados “espacios o elementos susceptibles de utilización deportiva ubicados en la ciudad”,  y se realiza una reflexión sobre cada uno de ellos. Obviamente el documento no podía dejar de ocuparse de “la importante actuación prevista en Anoeta”.

En diciembre de 1990, al finalizar la redacción del documento, gran parte de las decisiones políticas y económicas más relevantes sobre Anoeta ya estaban tomadas. Y alguna de las deportivas también, entre otras, que el estadio en que iba a jugar la Real tuviera pistas de atletismo o mantener el edificio del Palacio del Hielo “Txuri-urdin.

Estas decisiones deportivas eran definitivas y un informe técnico redactado por funcionarios no podía cuestionarlas públicamente. Algunos errores parecían no tener ya remedio, aunque quedaba la posibilidad de que, cuando menos, en las actuaciones que se iban a llevar a cabo se tuvieran en cuenta algunos criterios deportivos que, a mi juicio, eran elementales.

El texto ANOETA 1990 es el apartado que el referido documento dedica al complejo deportivo de Anoeta. Es el primer capítulo de las “Historias de Anoeta”. Habrá más.


No es posible finalizar un repaso de los puntos de desarrollo en materia de equipamiento deportivo que tiene Donostia-San Sebastián sin mencionar la importante actuación prevista en Anoeta

Anoeta ha sido durante generaciones la "insta­lación" deportiva por excelencia de la ciudad y el auténtico centro de desarrollo deportivo de los donostiarras. Sin Anoeta el deporte donostiarra y el guipuzcoano no serían lo que son y, en cierta manera, su existencia y lo que ello ha supuesto han imprimido carácter a la ciudad y a sus gentes. 

Hace ya algunos años que su estado de conser­vación y la auténtica eclosión del deporte en nues­tros días demandaban una revisión de lo que está llamado, de nuevo, a ser el equipamiento deportivo más emblemático de Donostia-San Sebastián, de Gipuzkoa y de Euskadi

No es objeto de este documento hacer historia sobre los diferentes puntos de vista que ha susci­tado Anoeta, ni analizar técnicamente las decisiones tomadas al respecto. Pretendemos aportar, por un lado, una perspectiva de futuro de lo que estimamos va a suponer Anoeta y su repercusión en el conjunto del equipamiento deportivo de Donostia-San Sebastián y, por otro, una serie de aportaciones técnicas, de orden estrictamente deportivo, sobre el conjunto de insta­laciones que conforman Anoeta

El primero de los aspectos que conviene precisar es el de la vocación que tiene o debe tener un com­plejo deportivo de las características del de Anoeta. [...]


Ver PDF para leer el texto completo

Ver PDF
Otros textos de  'Historias de Anoeta'

¿Quieres hacer algún
comentario sobre este texto?

Contacto
contacto





Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Javier García Aranda.
Finalidad: gestionar la suscripción al blog y la comunicación entre el autor y el usuario o la usuaria; moderar los comentarios que se realicen sobre el contenido del blog.
Legitimación: consentimiento del interesado o interesada.
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo por obligación legal.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos recogidos en la política de privacidad.