“En una enumeración de los grandes temas de nuestro tiempo no podría faltar el deporte. [...] No porque haya de situarse entre los quehaceres más importantes del hombre, sino porque verdaderamente es uno de los sucesos representativos de nuestra época”.

José M. Cagigal; ¡Oh deporte! (Anatomía de un gigante); Miñón, 1981

Últimos textos publicados en  '¡Oh deporte!'

Director de Fútbolnoviembre 2020

Terminología deportiva diciembre 2015

En las Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, como en cualquier disciplina que se precie, se ha ido elaborado una jerga propia. La terminología específica construida por los pensadores del gremio permite referirse de forma precisa a cada concepto y contribuye a hacer más rigurosos los tratados sobre la materia. Pero, al igual que ocurre en otros campos del conocimiento, el uso de esa terminología lleva a utilizar con reiteración ciertos términos o locuciones, para que el uso de sinónimos o de expresiones alternativas no de lugar a interpretaciones equívocas.

El que las palabras con las que se expresa una idea tengan un significado unívoco es un viejo problema de la ciencia y de la comunicación. Por ese motivo, cuando se escribe un texto académico, se redacta una disposición o se confecciona un informe técnico es necesario utilizar expresiones precisas, que generen la menor ambigüedad posible. Sin embargo, cuando lo que se trata es de expresar ideas a través de un instrumento de comunicación no especializado ni restringido a expertos en la materia, lo razonable es buscar un equilibrio entre el rigor terminológico y el evitar que los textos se conviertan en tablones difíciles de digerir.

Pensando el deporte pretende ser un contenedor de ideas, abierto al debate con profesionales o estudiosos de la Actividad Física y el Deporte, pero también un expositor de sugerencias para que cualquier persona interesada en el tema pueda formar sus propias opiniones. Por tanto, para tratar de evitar que los textos sean excesivamente espesos y que las inevitables reiteraciones sean demasiado largas, he optado por utilizar una terminología más popular que, en la medida de lo posible, aligere su redacción y los haga más accesibles.

En este apartado de terminología deportiva se incluyen comentarios acerca de términos o expresiones empleados, sobre todo, en textos de pensando el deporte para explicar su utilización y defender su pertinencia. En cualquier caso, todo queda abierto, por supuesto, a las sugerencias o las críticas de quien lo considere conveniente.


La Real Sociedad ha llegado a un acuerdo con Roberto Olabe para que se incorpore a nuestro club como Director de Fútbol…, asumiendo desde este momento la máxima responsabilidad de la parcela deportiva del club” (28/3/2018). 

La denominación del cargo que ocupa R. O. en la Real Sociedad es novedosa, ya que en los clubes profesionales de fútbol no suele haber una figura conocida como director de fútbol. Sin entrar en matices sobre funciones concretas o posición en el organigrama, el cargo de quien tiene la máxima responsabilidad de la estructura deportiva de un club suele denominarse director deportivo

Una alternativa con ciertos matices es la que suele utilizarse en el Reino Unido, donde se denomina manager al responsable deportivo más cercano a quienes rigen globalmente los destinos del club y les asesora a la hora de analizar la situación deportiva y en la correspondiente toma de decisiones. No obstante, su figura no suele estar exenta de cierta polémica, ya que su cometido no suele estar definido de forma precisa. 

Ateniéndose al significado estricto de las palabras, habida cuenta de que el término “director” se aplica genéricamente a quien “dirige algo en razón de su profesión o de su cargo” (diccionario de la RAE) y que la cualificación de “técnico” corresponde a la persona que tiene “los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para desarrollar determinada actividad” (diccionario de María Moliner), también sería correcto denominar director técnico al mandamás del área deportiva de un club de fútbol (aunque es una denominación que suele reservarse para posiciones más modestas en el organigrama). 

¿Por qué la Real Sociedad se decantó por director de fútbol? La Wikipedia pone fácil seguir el hilo de la trayectoria profesional de R. O. hasta llegar a su incorporación en 2012 a la Aspire Academy Qatar en calidad de “Director de Fútbol”, con el cometido de dirigir el programa de formación de jóvenes jugadores de fútbol del citado país. Un somero recorrido por la web de la Academy permite comprobar que dicha entidad se dedica a formar deportistas de varias modalidades deportivas y que, por tanto, tenía lógica precisar que R. O. era director (del departamento) de fútbol

Por la razón expuesta, la expresión director de fútbol encaja en la Academy, pero no en la Real Sociedad, que es una sociedad anónima deportiva cuyo objeto principal es el fútbol profesional (aunque tenga otras secciones deportivas), por lo que no tiene razón de ser subrayar que R. O tiene la responsabilidad y autoridad máxima en el área de fútbol. Director de Fútbol no es, por tanto, la elección más precisa y clarificadora, ni para el accionariado y la afición realistas, ni tampoco para los medios de comunicación y el público en general. Probablemente como consecuencia de ello, hasta el propio R. O. suele hablar de su función haciendo referencia al ejercicio de la dirección deportiva (aunque matizando que la entiende más como una responsabilidad coral y colegiada que individual). Cosas del fútbol.

Leer texto completo